lunes, 28 de enero de 2019

Búfalo Cafre

Bueno, vamos a pintar algo fuera de las moñecos que se pegan tiros o espadazos, o un animal/ mostruo o similar que existen en nuestras mentes.

Vamos a tratar de pintar un busto de un búfalo cafre y lo más díficil, que parezca real.




Últimamente, me gusta no sólo el pintar por placer, sino, pintar por diversión y esto, llevarlo a pasar más tiempo con mi hijo...ya sea por estar más con el, o, para taerle al lado oscuro de las pinturas, pigmentos y el olor a ciano recién echado.

Así que, compré este busto de animal, que le gustan, y me puse con el al lío.

Lo primero, fue pintar la "peana" que a su vez, es el fondo de la figura. Hay que decir que, aquí no usamos pinturas acrílicas, sino, acuarelas.


Lo siguiente, fue pintar la base de la piel, con un marrón oscuro. Como tenía la intención de texturizar a líneas la piel, como si fuera pelo, partí de ese color.
Aclarandolo y haciendo líneas, preparé la primera base de trabajo. Así mismo, preparé la zona que iría con barro.

Luego, es sólo ir subiendo la luz con más rayas. Y de paso, simulo un poco los ojos del animal.



Con está colección de materiales, intento simular el barro reseco.

Una vez seco y después de varios colores por encima, al no cuartearse, hago yo, con pintura, la simulación del cuarteado.

Pinto los cuernos, le pongo detalles como húmedad en el hocico, le pongo un poco de hierba en la boca y lleno de polvo los cuernos.

Y ya, las fotos finales (bastante oscuras por cierto).





1 comentario: